Belleza, la mires por donde la mires

No soy una persona muy aficionada a los edificios ni monumentos, disfruto mucho más de los paisajes, de las formas de la naturaleza, de los animales… Pero en esta ocasión debí hacer una excepción. Cuando  tuve la Opera House de Sídney ante mí, con esas formas tan irregulares y los miles de azulejos blancos y brillantes que le dan ese color tan singular, fue amor a primera vista. Creo que incluso derramé alguna lágrima, fruto de una mezcla entre síndrome de Stendhal y la emoción que me provocaba encontrarme finalmente allí, en las antípodas, ante esa obra que tantas veces había admirado delante la pantalla del televisor mientras me decía: “cuando sea mayor, iré allí”. Como decía un buen profesor mío, hay que tener cuidado, a veces los sueños se hacen realidad.

La Opera House fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 2007.
La Opera House fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 2007.

Catorce años después de iniciarse su construcción a cargo del arquitecto danés Jørn Utzon, la Opera House se inauguró el 20 de octubre de 1973 y, desde entonces, ha contribuido al desarrollo turístico de Sídney. De hecho, esta ciudad recibe más visitantes que la propia capital de Australia, Canberra. ¿Será por su peculiar belleza o por su situación inmejorable en el Puerto de Sídney, entre el puente y los jardines botánicos? Yo sólo sé que una vez ante esa grandiosidad, el corazón se detuvo y pensé que la raza humana también es capaz de crear belleza, una belleza diferente que jamás podrá ser comparada con montañas, valles ni ríos, pero que, al menos, se integra con el paisaje.

La opera se enmarca dentro del estilo expresionista.
La Ópera se enmarca dentro del estilo expresionista.
Está formada por varias conchas prefabricadas.
Está formada por varias conchas prefabricadas.

Es cierto que el arquitecto lo tenía todo bien pensado: una obra que pudiera ser admirada des de muchos lugares de la ciudad, ya sea por tierra, mar o aire. Des de lo alto del Sídney Harbour Bridge se puede disfrutar de una vista de perfil fantástica (aunque no sé si es su perfil bueno), encajada perfectamente con el resto de la ciudad.

En el interior se encuentran cinco teatros, dos salsas de ensayos, restaurantes...
En el interior se encuentran cinco teatros, dos salsas de ensayos, restaurantes…
Vista de la Ópera desde el ferri.
Vista de la Ópera desde el ferri.

En Circular Quay, desde donde salen los ferris hacia otras partes de la ciudad, la Ópera se contempla de tú a tú, prácticamente a la misma altura, aunque ni siquiera así deja de imponerse. E incluso al otro lado del puente y a unos cuántos quilómetros de distancia, se puede recorrer la costa del Atlántico sin perder de vista la magnífica obra. Sencillamente ella reina sobre Sídney.

"A veces los sueños se hacen realidad"
“A veces los sueños se hacen realidad”
Facebooktwitterpinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *