El león del Kalahari

Toda África era su casa. Campaban a sus anchas por el vasto territorio. Hoy sólo pueden recorrer el espacio que les dejan las reservas privadas y parques nacionales, a veces muy extensos y en otras ocasiones más bien reducidos. El Parque Transfronterizo del Kgalagadi, haciendo frontera con Namibia y Botswana, es el hogar de un gran número de mamíferos , de entre los que destaca el león, y más de doscientas especies de pájaros.

Los animales autóctonos de África tienen cada vez más problemas para sobrevivir; se les da caza o se les encierra entre cuatro rejas cuando invaden huertos y granjas, mientras los animales exóticos, como la vaca, pastan libremente en cualquier lugar. El gran león, por ejemplo, el que las películas nos han vendido como el rey de la selva, ya no es libre para recorrer el territorio africano como le plazca. Ahora tiene un espacio delimitado, un territorio que debe compartir con otros muchos animales y proteger de otros depredadores.

Algunos no resisten..

gemsbok2 esperando red hartebeest

A diferencia de otros parques sudafricanos, en el Kgalagadi se percibe el África más desértica, las dunas rojas, el inmenso espacio sin apenas vegetación. Por eso, los animales aprovechan la sombra de los pocos árboles que se alzan para resguardarse del sol. Así encontramos un ejemplar de león del Kalahari tumbado plácidamente bajo un arbusto.

Mientras le observamos, nos sorprende levantándose y andando en dirección a nuestro coche. ¿Le hemos molestado durante su siesta y quiere vengarse? Se acerca poco a poco, como si el cuerpo le pesara demasiado, y finalmente pasa de largo en dirección al charco que tenemos detrás. Estaba sediento. Con la misma parsimonia dobla las patas, primero las delanteras y después las traseras, y se acomoda para tomarse su refresco ante este día tan caluroso. Entre sorbo y sorbo, nos regala alguna mirada indiferente, como si no fuéramos suficientemente interesantes para merecer su atención. Al cabo de unos minutos, cuando se ha siente lleno, emprende el regreso al mismo árbol dónde le hemos encontrado.os he visto león

A pocos metros, un antílope atrevido parece desafiar el gran león acercándose sigilosamente al árbol, quizás confiando en que el macho está tan cansado que no va a darle caza.antílope

Seguimos avanzando unos cuántos kilómetros y un chacal de lomo negro se nos cruza de repente por delante y se para al lado del vehículo a observarnos, probablemente preguntándose qué hacemos en su territorio. A los dos lados de la carretera, ardillas y suricatos están muy atareados corriendo de un lado para otro y asustándose cada vez que queremos acercarnos.chacal de lomo negro

primer plano ardilla

Desde los árboles y escondidos entre matorrales, varias especies de pájaros, entre ellas el pájaro secretario o el sisón negro aliclaro, nos vigilan atentamente, preparados para alzar el vuelo si hacemos algún movimiento sospechoso. La única que parece indiferente a toda la acción de su entorno es un ejemplar de tortuga leopardo que cruza la pista tan tranquilamente, como si ningún peligro le acechara.pájaro secretaria

white-quilled Korhaan tortuga

Definitivamente, éste es su territorio y nosotros simplemente unos intrusos más.

INFORMACIÓN PRÁCTICA

 Cómo llegar: se puede acceder al parque desde cualquiera de las entradas ubicadas en Sudáfrica, Namibia y Botswana. Nosotros hemos accedido por Two Rivers, en Sudáfrica. Sólo hay que tener en cuenta que si se accede por un país y se sale por otro, hay que atravesar la aduana, con el consiguiente papeleo.

Dónde dormir: a 30 kilómetros de la entrada sudafricana se encuentra Kalahari Trails, donde se pueden alquilar habitaciones de 3 camas por R450 (34€). Es un lugar muy sencillo pero tiene el encanto de estar situado en medio de la nada con bonitas puestas de sol.

puesta de sol

Facebooktwitterpinterest

Un pensamiento en “El león del Kalahari”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *