Momentos de paraíso

Mi cuerpo flota en el agua y los peces nadan a mi alrededor, inquebrantables ante mi presencia intrusa. Levanto las manos lentamente como si no tuviera casi fuerza y los peces driblan entre mis dedos como perfectos saltadores de vallas sin que pueda llegarlos a tocar. Yo formo parte de este momento, de este lugar, Kosi Bay Mouth en KwaZuluNatal (la boca de la Bahía Kosi).

En el paraíso
Disfrutando de la calma en el paraíso

Sigo buceando por las aguas tranquilas de la laguna y descubro nuevas especies: la anguila gigante que se esconde debajo de unas rocas, el pez loro que me mira con su cómica cara o el pez dragón mostrando sus feroces dientes. Cuando descanso, procuro siempre no apoyar demasiado fuerte mis pies sobre las rocas y tener la mala fortuna de pisar un pez roca, el habitante más letal de estas aguas. Kosi Bay es un lugar salvaje, la laguna, el mar, las dunas y el bosque frondoso se unen perfectamente para formar este pequeño paraíso en Sudáfrica.

El bosque frondoso
El bosque frondoso
Tranquilidad en la laguna
Tranquilidad en la laguna

Me encanta la sensación de dejarme llevar por la corriente de agua, no tengo que pensar ni moverme, simplemente flotar. La boca de Kosi Bay engulle pero también deja salir agua. Hay que conocer bien las mareas y las corrientes que actúan con fuerza en esta zona para cruzar la entrada del mar, en caso contrario, me arriesgo a que el mar me arrastre ferozmente hacia sus entrañas y no ser capaz de nadar a contracorriente. El regalo merece la pena: una inmensa playa que se extiende hasta Mozambique y me invita a pasear y descubrir sus secretos. Nunca hay que decir no en el paraíso.

Tres azules: cielo, mar y laguna
Tres azules: cielo, mar y laguna

El sol sigue vigilando mis pasos des de lo alto del cielo y puedo sentir mi cuerpo arder, pero no tengo más que adentrarme en el océano Índico y saciar mi piel. En Kosi Bay, tierra y agua forman parte del mismo edén.Sigo andando a pequeños pasos tratando de perseguir los cangrejos que invaden la playa después de cada ola, pero son más rápidos que yo y nunca consigo atraparlos. A lo lejos diviso una mancha negra que no parece un cangrejo, me acerco y descubro una pequeña cría de tortuga luchando en sus primeros días de vida por llegar al mar, su destino, donde empieza su aventura. La vida nace y crece a mi alrededor. Kosi bay4

INFORMACIÓN PRÁCTICA

Cómo llegar: Para llegar a Kosi Bay es imprescindible conducir un 4×4. Otra opción es bajar andando,  aunque es un camino largo y con bastante pendiente, o bien con un guía particular. Recomiendo esta última opción  ya que las corrientes son muy fuertes y peligrosas si uno no las conoce bien. ¡Puedo corroborarlo!

Dónde dormir: cerca de la boca de Kosi Bay se encuentra Tobekha Backpackers donde nos hemos alojado en  dormitorio por R110 la noche. Es un hostal muy rústico en medio del bosque pero muy acogedor, dispone de todas las facilidades, bar, piscina…y mucha tranquilidad.

Facebooktwitterpinterest

2 pensamientos en “Momentos de paraíso”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *