Colliure, pueblo con historia

Colliure , en el sur de la región Languedoc-Roussillon es una parada obligatoria para todos aquellos amantes de los pueblos con historia, donde la arquitectura medieval se mezcla con los trazos renacentistas. Además de contar con varias playas (la mayoría de guijarros), esta  pequeña población de apenas 3000 habitantes atrae al visitante con sus fortalezas bien mantenidas, como el Castillo Royal, residencia veraniega de los Reyes de Mallorca y la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, encajada perfectamente en la Playa Boramar.

Playa de Boramar con la iglesia de fondo.
Playa de Boramar con la iglesia de fondo.

Es domingo y en la Plaza du Maréchal Leclerc y en la Plaza de 8 de mayo se amontonan tiendas de todo tipo que hacen las delicias de los franceses, amantes de los mercadillos. Rodeamos el Fuerte Mirador hasta la Playa de Colliure, abarrotada de bañistas.

La Iglesia está prácticamente rodeada por mar en tres lados.
La Iglesia está prácticamente rodeada por mar en tres lados.
Fuerte mirador con vistas al mar.
Fuerte mirador con vistas al mar.

Después de la iglesia nos dirigimos a la Capilla Saint Vicent, ubicada en lo alto del promontorio y andamos hasta el faro, donde disfrutamos de una visión panorámica del pueblo y su entorno.

La Capilla fue construida en 1701.
La Capilla fue construida en 1701.

Subiendo por las callejuelas justo detrás de la iglesia nos parece viajar atrás en el tiempo viendo esas casitas de piedra encajadas en la muralla, adornadas con flores de vivos colores. Las calles suben y bajan y las casas se adaptan a la orografía con divertidas formas. En conjunto, un paisaje que ha inspirado y atraído artistas como Matisse o Derain, quienes desarrollaron el movimiento fauvista en Colliure.

Es fácil encontrar galerías y tiendas de arte por estas calles.
Es fácil encontrar galerías y tiendas de arte por estas calles.
Las casas de vivos colores se adornan con flores.
Las casas de vivos colores se adornan con flores.

Pero si un personaje ha hecho famoso Colliure ese es, indudablemente, el poeta Antonio Machado, quien llegó a la población el 28 de enero escapando de la guerra civil y donde murió al poco tiempo a causa de su deteriorada salud. Actualmente es posible visitar su tumba en el cementerio del centro de la ciudad.

En la tumba fue enterrada también su madre, quien falleció cinco días después
En la tumba fue enterrada también su madre, quien falleció cinco días después.

Terminamos nuestra visita en tierras francesas con un baño en la playa  antes de subirnos al tren de vuelta a casa.

 INFORMACIÓN PRÁCTICA

Cómo llegar: Colliure (a unos 30 kilómetros de la frontera) es fácilmente accesible en tren desde Cerbère, donde terminan los trayectos de Renfe y empiezan las líneas francesas. Consulta los horarios de la SNCF aquí.

Facebooktwitterpinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *